¿Cómo trabajo?

A lo largo de mi caminar como fotógrafo de bodas, diferentes parejas han coincidido en transmitirme las mismas inquietudes y dudas. Es por ello que he considerado de gran valor aclarar todas esas dudas que suelen surgir de forma repetida a todas las parejas. Las he recopilado aquí, para que tengáis la máxima información previa posible. Si aun así os quedaran dudas por resolver, por supuesto estaré encantado de atenderos por cualquiera de mis vías de contacto.

El día de la boda.

¿Qué cubre el reportaje el día de la boda?

Mi objetivo es contar todo lo que sucede el día de vuestra boda. Es contar la historia de ese evento tan especial, captando toda su esencia, plasmando cada momento, cada emoción, cada anécdota… No concibo otra forma de cubrir un día que lleváis tantísimo tiempo preparando con toda vuestra ilusión, y que será único e irrepetible. Por eso, estaré al pie del cañón desde los preparativos previos, en casa de él y de ella captando todo lo que ocurre desde que os vestís. Estaré todo ese día acompañándoos hasta una hora después del primer baile, porque la fiesta y la desinhibición también merecen ser contados.

Y de los posados ¿Qué me dices?

Viendo mis reportajes podréis comprobar que mi estilo y apuesta son por una fotografía espontánea, natural, fresca y emotiva. Este punto es importantísimo, pues muchas parejas asocian fotografía de boda a poses y escenas fabricadas. Es una forma de trabajar clásica perfectamente válida. Pero no es como yo entiendo la fotografía de boda. Mi forma de contar una boda implica eso, contar todo lo que sucede ese día tal como ocurre, fotoperiodismo fiel. De esa forma conseguiremos crear un recuerdo fiel de incalculable valor para la pareja. Repleto de escenas reales y momentos inolvidables, desde las lágrimas de la novia, la emoción del padrino, el abrazo a esa amiga de la infancia, risas, momentos divertidos y anecdóticos, etc. De esa forma podréis recordar con toda fidelidad ese día tan importante el resto de vuestras vidas.

No obstante, aunque siempre recomiendo que ese día disfruten al máximo sin estar pendiente de fotos ni hacer esperar a los invitados, algunas parejas quieren dar un paseo en la intimidad entre la ceremonia y la celebración. Recomendando dejar esos momentos para la post-boda, si aún así preferís hacer algunas fotos de ese tipo el día de la boda, el estilo de las mismas tendrá la misma línea que el resto del reportaje. Es decir, fotografías naturales, evitando poses forzadas, captando vuestros caricias, gestos y miradas tal como sois. Se trata de reconoceros en las fotos, no de un reportaje “publicitario”.

¿Irás tú o podrá ir otro fotógrafo en tu lugar?

En este punto soy tajante. Entiendo la fotografía de boda como un arte, y cada fotógrafo le da su toque personal y diferente. No entiendo la fotografía de boda como algo genérico y envasado en cadena. Por tanto, jamás acordaría una fecha de boda con una pareja para mandar a otro fotógrafo en mi lugar y así tener dos bodas ese día. Tan sólo iría en mi lugar otro fotógrafo por causa mayor y justificada, siendo siempre de un estilo lo más parecido posible al mío.

Al hilo de este asunto, quiero destacar que realizo muy pocos reportajes de boda por temporada. Entre otras razones, porque esto me da la oportunidad de seleccionar clientes que verdaderamente apuesten por mi trabajo, además de cuidar con mimo cada reportaje, brindándole toda la dedicación y tiempo que esas parejas y ese evento tan especial merecen.

Reuniones, contacto…

¿Tienes estudio? ¿Cómo podemos hablar, resolver dudas y conocernos?

¡Estoy en todas partes! Me dedico exclusivamente a la fotografía de boda, con lo cual un estudio fotográfico supondría mas una carga que una ayuda. Estoy a vuestra disposición con una simple llamada, un mail, un whatsapp… Siempre podremos concertar un encuentro en un lugar tranquilo en el que podamos charlar tranquilamente para aclarar todas vuestras dudas y conocernos en persona.

¿Cómo nos harías llegar el trabajo finalizado?

Si podemos volver a vernos después de la boda, os lo entregaría en persona. Si, debido a la distancia, se hace complicado. Os enviaré el trabajo ya finalizado por mensajería certificada.

¿Con cuánta antelación es necesario reservar fecha?

Es una pregunta recurrente pero realmente no existe una respuesta clara, todo depende de la disponibilidad. Como vengo diciendo, realizo muy pocos reportajes al año. Y por ello el que una fecha esté libre cuando contáctais conmigo por primera vez, no quiere decir que ese día podáis reservarlo más adelante aunque siga libre. Pues si más adelante han reservado una fecha próxima daré por cerradas las dos o tres fechas cercanas, pues evito hacer varias bodas próximas en el tiempo.

Por tanto, podéis reservar con mucha o poca antelación, para nada trataré de meteros prisa. Pero, lógicamente, cuanto antes reservéis vuestra fecha, más posibilidades habrá de asegurarla.

Hablemos del producto.

¿Cómo entregas los reportajes?

Soy un firme defensor de dar opciones a mis clientes y no cerrarme a ningún tipo de formato. Es por ello que la opción de entregar tan sólo los archivos digitales siempre está presente. Por supuesto, estos serán entregados en alta calidad y sin marcas de agua, siempre un mínimo de 500 fotografías.

Dicho esto, recomiendo siempre a todas las parejas que escojan alguna opción con álbum. Ya que no resulta mucho más caro y otorga un enorme valor añadido al reportaje. Las fotografías lucen mucho mejor y siempre estarán a mano para recordar ese día tan especial. Me gusta dar varias opciones a la hora de configurar el álbum en cuanto a acabados, fiel a mi filosofía de no cerrarme a nada.

También ofrezco álbumes de diferentes tamaños para regalar a los padres u otros familiares.

¿Y cuánto tiempo tardas en entregarlos?

Mucho menos de lo que imagináis. El hacer muy pocos reportajes de boda al año me da la oportunidad de dedicarle todo el tiempo que merecen. Normalmente en un par de semanas tengo listas las fotografías digitales. En caso de que optéis por un álbum, todo es cuestión de lo que tardéis en seleccionar las fotos que irán en él.

Por tanto, nada de andar esperando varias semanas ni meses. En mi opinión no es de recibo tener que esperar 3, 4, 5 , 6 meses o incluso casi un año para recibir el reportaje que esperáis con tanta ilusión. En mi caso, probablemente a la vuelta del viaje de novios ya podréis disfrutar de vuestras fotos.

Sobre sesiones pre y post boda.

Con el día de la boda nos basta… ¿para qué queremos pre y post boda?

Bueno, esta es una cuestión que muchas parejas me han planteado. Lo primero que os puedo decir, es que todas aquellas que se han decantado por realizar estas sesiones han quedado encantadas. Y consideran que la historia de su boda queda mucho más completa así.

Por mi parte, estoy convencido, y la experiencia así me lo confirma, que una sesión pre-boda ayuda a mejorar la comunicación y el feeling entre la pareja y el fotógrafo. Además, a la propia pareja les ayudará a habituarse a la presencia de la cámara. Estando mucho más relajados y naturales el día de la boda.

Pero no sólo por lo anterior considero muy importante este tipo de sesiones. Quizá tanto o más importante es que estos reportajes son parte la propia boda. Mi compromiso y mi estilo es contar la historia de vuestra boda, no hacer un reportaje sin alma. Busco transmitir cómo sois como pareja, vuestra complicidad, vuestro amor y, también, como sois cada uno. Y para ello, estas sesiones complementan el reportaje de boda. En ellos se plasman vuestras caricias, vuestras risas, vuestras miradas, vuestros juegos… Cómo os comportáis estando el uno con el otro. En definitiva, lo que sois estando juntos sin la presencia de otras personas. Aunque mi cámara esté presente, trato de intervenir lo mínimo, y os dejo ser vosotros mismos. El resultado añade mucho más valor y contenido a vuestra historia de amor en torno a la boda.

En cuanto a la post-boda, es una ocasión inigualable para crear unas imágenes preciosas de una forma mucho más relajada. Sin las tensiones de la boda, sin estar pendiente de la espera de los invitados. Y, cómo no, ya que el gran día ha pasado, es momento de soltarse y hacer cualquier locura sin estar pendiente de que el vestido no se manche dándole un toque divertido a vuestro recuerdo.

¿Cuándo podemos realizar la pre-boda?

Lo más adecuado es realizar la pre-boda unas semanas antes de la boda. Todo es ponerse de acuerdo y que el tiempo acompañe ese día. Si no fuera posible unas semanas antes, no hay ningún inconveniente en realizarla mucho antes o muy poco antes, siempre que tengamos disponibilidad para esa fecha. Siempre buscamos el buen tiempo primaveral o estival previo a la boda. Pero, si no fuera posible en esas fechas, ¿por qué no un reportaje con un bonito paisaje otoñal o con las elegantes ropas de invierno? Al fin y al cabo, se trata de captaros tal como sois, y en invierno también salís a dar un paseo por lugares bonitos ¿no?

¿Y la post-boda?

Obviamente no mucho tiempo después de la boda, a ser posible a la vuelta del viaje de novios. En verano hace mucho calor durante el día, y al atardecer o al amanecer, además de evitar el calor, la luz es mucho más bonita y adecuada. Pero siempre llego a un consenso con los novios si prefieren otras posibilidades.

¿Dónde podemos realizarlas?

En un lugar bonito, en un lugar que signifique mucho para vosotros, donde queráis. Siempre se suele acudir a sitios rodeados de naturaleza, pues son de indudable belleza y brindan paisajes muy limpios. Pero si le tenéis especial cariño al casco antiguo de vuestro pueblo o ciudad, o a esa cafetería en la que os conocisteis… ¡adelante!

Para lugares que supongan un desplazamiento importante extra al día de la boda, todo sería hablar de costes de desplazamiento y dietas si fuera el caso.

¿Podemos cambiarlo por “otro” reportaje?

En este aspecto os pido un poco de seriedad y comprensión. El reportaje pre o post boda son reportajes exclusivos para la pareja y que forman parte de la historia de la boda. Por tanto, si ha pasado más de un mes desde la boda y el traje ya no os queda tan bien. U os da pereza vestiros de nuevo, o la pre-boda, a pesar de haberla escogido, no ha podido realizarse, etc. No existe una opción de canjearla por un reportaje familiar, o un reportaje de pareja seis meses después, o el reportaje de comunión de una sobrina, etc.

Espero que comprendáis esto y penséis bien si queréis realizar esos reportajes y podréis realizarlos antes de contratarlos. Es una cuestión de sentido común y seriedad.

Hablemos de precios.

Bien, nos encantan tus fotografías y tus propuestas… ¿cuánto cuesta?

Antes que hablar de precios quiero que hagáis una reflexión. Una reflexión muy importante, que incluso os toméis vuestro tiempo para pensarlo. Después de todo el tiempo, esfuerzo y cariño que lleváis dedicándole a la preparación de vuestra boda… ¿cuánto durará el resultado?

Pensadlo detenidamente…

Ahora haceros esta otra pregunta. Todo el resultado, con todas las vivencias y emociones de ese día, ¿cómo puedo conservarlas en el tiempo? La respuesta es bien sencilla ¿no? A través de un bonito y fiel reportaje del día de vuestra boda.

Por tanto, ¿cuánto vale el vestido? ¿Cuánto vale esa fondue de chocolate? ¿Cuánto vale ese suculento menú? ¿Cuánto vale alquilar ese coche de época? ¿Cuánto vale llevar dos grupos de música en directo? Podría estar haciendo preguntas de ese tipo durante mucho tiempo. Y en cambio, ¿cuánto tiempo disfrutaréis vosotros y vuestros invitados de todo ello? De algunas cosas horas, de otras minutos, de otras segundos… Si en todo eso, que es efímero, habéis gastado la cantidad que sea. ¿No tiene, en cambio, un gran valor, aquello que os hará recordarlo para siempre?

Ya no hablo de precio, hablo de valor, que quizá sea incalculable. Y, pensad que, recordarlo es vivirlo de nuevo.

Dicho esto, ya que trabajo con parejas que le den verdadero valor a las fotografías y al recuerdo de su boda, y que tengan claro que mi estilo es el que buscan y quieren que sea el fotógrafo de su boda, podéis contactar conmigo y contarme cómo será vuestra boda y hablaremos de precios. Con esto no quiero decir que mis precios sean elitistas ni desorbitados, pero quiero dejar claro que realizo muy pocas bodas al año por varias razones. Y las pocas bodas que realizo las hago para parejas que valoren mi estilo y mi trabajo. Por tanto, si sólo buscáis saber el presupuesto sin tener en cuenta lo demás, os ruego que no me contactéis, pues no soy el tipo de fotógrafo que estáis buscando.

Aunque si habéis leído hasta aquí, es buena señal y seguro que estamos en la misma sintonía. Si es así, ¡estaré encantado de atenderos y de conoceros en persona!

No hay nada como compartir lo que te gusta…

© Fotografía de bodas felices ♥ Aviso legal | Política de privacidad