¿Cómo trabajo?

A lo largo de mi caminar como fotógrafo de bodas, diferentes parejas han coincidido en transmitirme las mismas inquietudes y dudas. Es por ello que he considerado de gran valor aclarar todas esas dudas que suelen surgir de forma repetida a todas las parejas. Las he recopilado aquí, para que tengáis la máxima información previa posible. Si aun así os quedaran dudas por resolver, por supuesto estaré encantado de atenderos por cualquiera de mis vías de contacto.

El día de la boda.

¿Qué cubre el reportaje el día de la boda?

Mi objetivo es contar todo lo que sucede el día de vuestra boda. Es contar la historia de ese evento tan especial, captando toda su esencia, plasmando cada momento, cada emoción, cada anécdota… No concibo otra forma de cubrir un día que lleváis tantísimo tiempo preparando con toda vuestra ilusión, y que será único e irrepetible. Por eso, estaré al pie del cañón desde los preparativos previos, en casa de él y de ella captando todo lo que ocurre desde que os vestís. Estaré todo ese día acompañándoos hasta una hora después del primer baile, porque la fiesta y la desinhibición también merecen ser contados.

¿Cómo te organizas para ir a casa de ambos?

No os preocupéis en absoluto por eso, durante las reuniones y charlas previas nos pondremos de acuerdo y lo coordinaremos todo a la perfección. Siempre planifico esa jornada al detalle y preveo cualquier inconveniente para estar a tiempo en cada lugar.

Normalmente voy primero a casa del novio, después a casa de la novia, y cuando ya está más que guapa me adelanto hacia el lugar de la ceremonia. En otras ocasiones he ido primero a casa de la novia y después a casa de él, ya que tarda poco en vestirse y nos hemos ido al mismo tiempo hacia la ceremonia. Hay muchas opciones y todo sale a la perfección si se planifica con antelación.

Y de los posados ¿Qué me dices?

Viendo mis reportajes podréis comprobar que mi estilo y mi apuesta firme son por una fotografía espontánea, natural, fresca y emotiva. No fabrico escenas ni me invento momentos, ya que trato de captar la esencia y la verdad de cada pareja. Cada pareja es única y fotografiarlos tal como son es lo que más valor tiene. Por eso, el día de la boda no aconsejo perder tiempo realizando fotos de posados mientras los invitados esperan. El día de la boda es para disfrutarlo, vivirlo y, cómo no, recordarlo el resto de vuestras vidas a través de un bonito reportaje.

Con esto no quiero decir que me niegue ni que imponga nada. Si queréis unos momentos más íntimos para vosotros al margen de los invitados y de la celebración podemos hacerlo, pero siempre siendo naturales y sin poses clásicas y forzadas. No obstante, mucho mejor si decidís dejarlo para la post-boda, sin tener que estar mirando el reloj.

¿Qué ocurre si, por causa mayor, no puedes asistir a nuestra boda?

No tenéis nada de qué preocuparos. Si, por causa mayor, no pudiera asistir a vuestra boda, realizaría el reportaje un fotógrafo de similar calidad y estilo.

Reuniones, contacto…

¿Tienes estudio? ¿Cómo podemos hablar, resolver dudas y conocernos?

Me dedico en exclusiva a la fotografía de bodas. Para lo cual, no requiero estudio, ello ralentizaría mucho los plazos de entrega, y limitaría la disponibilidad y libertad para tratar con las parejas.

Si sois de la provincia de Cádiz o limítrofe, podemos quedar en un sitio intermedio o a convenir y tomarnos un café tranquilamente. Si sois del resto de Andalucía o España, afortunadamente las tecnologías nos facilitan enormemente el mantenernos en contacto y poder conocernos. ¿Por qué no una sesión por Skype, o una vídeollamada Whatsapp? Los tiempos evolucionan y, como pareja actual que estoy seguro que sois, no tendréis ningún problema en utilizar esos medios de contacto. De esa forma no dejaríamos ningún fleco suelto y programaríamos el día de la boda, la pre-boda y todo lo que sea necesario.

¿Cómo nos harías llegar el trabajo finalizado?

Si podemos volver a vernos después de la boda, os lo entregaría en persona. Si, debido a las distancias, se hace complicado. Os envío el pendrive y, en su caso, el álbum por mensajería certificada.

Hablemos del producto.

¿Cómo entregas los reportajes? Yo sólo quiero el pendrive…

Desde el precio básico ya entrego un pendrive con un mínimo de 400 fotografías en alta calidad y sin marcas de agua. También añado las mismas fotografías con buena calidad pero menor peso para que las podáis compartir más cómodamente en redes sociales. Estas fotografías las entrego con marca de agua. Ya que, así podríais ayudarme muchísimo a que otras parejas me conozcan y puedan contar conmigo si les gusta mi trabajo.

¿Y si queremos álbum?

Lógicamente, también existe la opción de álbum digital. Personalizado y maquetado especialmente para cada pareja. Me gusta ofrecer un álbum minimalista, elegante y nada sobrecargado. De un tamaño también nada excesivo y fácil de manejar y mostrar.

También hay opciones para álbumes de padres y de firmas.

¿Podré escoger las fotos para el álbum?

Por supuesto. El álbum es un recuerdo para toda la vida y, ¿quién soy yo para decidir cuáles son las fotografías más significativas para vosotros? Aunque a mí, como fotógrafo, me pueda gustar más esta u otra fotografía por razones estéticas, técnicas… El contenido del álbum es muy personal, y sois vosotros los que decidís qué fotos cuentan mejor lo que vivisteis ese día y enseñaréis orgullosos a vuestros amigos y familiares.

¿Y la maquetación?

En ese aspecto tampoco impongo nada. Una vez que la pareja decide las fotografías que irán en el álbum, realizo una propuesta de maquetación que envío a la pareja en un pdf. Ellos decidirán si les gusta así o me proponen algunos ajustes en cuanto a disposición de fotos y otros detalles.

Una vez la pareja haya dado su visto bueno sobre la maquetación, será cuando se pida al laboratorio.

Sobre sesiones pre y post boda.

Con el día de la boda nos basta… ¿para qué queremos pre y post boda?

Bueno, esta es una cuestión que muchas parejas me han planteado. Lo primero que os puedo decir, es que todas aquellas que se han decantado por realizar estas sesiones han quedado encantadas. Y consideran que la historia de su boda queda mucho más completa así.

Por mi parte, estoy convencido, y la experiencia así me lo confirma, que una sesión pre-boda ayuda a mejorar la comunicación y el feeling entre la pareja y el fotógrafo. Además, a la propia pareja, les ayudará a habituarse a la presencia de la cámara. Estando mucho más relajados y naturales el día de la boda.

Pero no sólo por lo anterior considero muy importante este tipo de sesiones. Quizá tanto o más importante es que estos reportajes son parte la propia boda. Mi compromiso y mi estilo es contar la historia de vuestra boda, no hacer un reportaje sin alma. Busco transmitir cómo sois como pareja, vuestra complicidad, vuestro amor y, también, como sois cada uno. Y para ello, estas sesiones complementan el reportaje de boda. En ellos se plasman vuestras caricias, vuestras risas, vuestras miradas, vuestros juegos… Cómo os comportáis estando el uno con el otro. En definitiva, lo que sois estando juntos sin la presencia de otras personas. Aunque mi cámara esté presente, trato de intervenir lo mínimo, y os dejo ser vosotros mismos. El resultado añade mucho más valor y contenido a vuestra historia de amor en torno a la boda.

¿Cuándo podemos realizar la pre-boda?

Lo más adecuado es realizar la pre-boda unas semanas antes de la boda. Todo es ponerse de acuerdo y que el tiempo acompañe ese día. Si no fuera posible unas semanas antes, no hay ningún inconveniente en realizarla mucho antes o muy poco antes, siempre que tenga disponibilidad para esa fecha. Siempre buscamos el buen tiempo primaveral o estival previo a la boda. Pero, si no fuera posible en esas fechas, ¿por qué no un reportaje con un bonito paisaje otoñal o con las elegantes ropas de invierno? Al fin y al cabo, se trata de captaros tal como sois, y en invierno también salís a dar un paseo por lugares bonitos ¿no?

¿Y la post-boda?

Obviamente no mucho tiempo después de la boda, a ser posible a la vuelta del viaje de novios. En verano hace mucho calor durante el día, y al atardecer o al amanecer, además de evitar el calor, la luz es mucho más bonita y adecuada.

¿Dónde podemos realizarlas?

En un lugar bonito, en un lugar que signifique mucho para vosotros, donde queráis. Siempre se suele acudir a sitios rodeados de naturaleza, pues son de indudable belleza y brindan paisajes muy limpios. Pero si le tenéis especial cariño al casco antiguo de vuestro pueblo o ciudad, o a esa cafetería en la que os conocisteis… ¡adelante!

Para lugares que supongan un desplazamiento importante extra al día de la boda, todo sería hablar de costes de desplazamiento y dietas si fuera el caso.

¿Podemos cambiarlo por “otro” reportaje?

En este aspecto os pido un poco de seriedad y comprensión. El reportaje pre o post boda son reportajes exclusivos para la pareja y que forman parte de la historia de la boda. Por tanto, si ha pasado más de un mes desde la boda y el traje ya no os queda tan bien. U os da pereza vestiros de nuevo, o la pre-boda, a pesar de haberla escogido, no ha podido realizarse, etc. No existe una opción de canjearla por un reportaje familiar, o un reportaje de pareja seis meses después, o el reportaje de comunión de una sobrina, etc.

Espero que comprendáis esto y penséis bien si queréis realizar esos reportajes y podréis realizarlos antes de contratarlos. Es una cuestión de sentido común y seriedad.

Hablemos de precios.

Bien, nos encantan tus fotografías y tus propuestas… ¿cuánto cuesta?

Antes que hablar de precios quiero que hagáis una reflexión. Una reflexión muy importante, que incluso os toméis vuestro tiempo para pensarlo. Después de todo el tiempo, esfuerzo y cariño que lleváis dedicándole a la preparación de vuestra boda… ¿cuánto durará el resultado?

Pensadlo detenidamente…

Ahora haceros esta otra pregunta. Todo el resultado, con todas las vivencias y emociones de ese día, ¿cómo puedo conservarlas en el tiempo? La respuesta es bien sencilla ¿no? A través de un bonito y fiel reportaje del día de vuestra boda.

Por tanto, ¿cuánto vale el vestido? ¿Cuánto vale esa fondue de chocolate? ¿Cuánto vale ese suculento menú? ¿Cuánto vale alquilar ese coche de época? Podría estar haciendo preguntas de ese tipo durante mucho tiempo. Y en cambio, ¿cuánto tiempo disfrutaréis vosotros y vuestros invitados de todo ello? De algunas cosas horas, de otras minutos, de otras segundos… Si en todo eso, que es efímero, habéis gastado la cantidad que sea. ¿No tiene, en cambio, un gran valor, aquello que os hará recordarlo para siempre?

Ya no hablo de precio, hablo de valor, que quizá sea incalculable.

Dicho esto, desde 795€ podréis recordar para siempre el día que con tanto esfuerzo y amor habéis estado preparando durante un año o más. Para consultar los presupuestos con más detalle y hablar de vuestra boda sin ningún compromiso podéis poneros en contacto conmigo a través del teléfono 695 815 489. O bien, podéis escribirme a través del formulario de contacto de esta misma web.

No hay nada como compartir lo que te gusta…

© Fotografía de bodas felices